Mostrando entradas con la etiqueta fotografos. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta fotografos. Mostrar todas las entradas

martes, 29 de diciembre de 2015

¿Cómo se vería un Fotógrafo detrás de su cámara?

13:12
¿Cómo se vería un Fotógrafo detrás de su cámara?

¿Alguna vez se preguntó cómo te ves mientras estás tomando fotografías? El Fotógrafo Rich Johnson nos revela la cara que ponen los fotógrafos detrás de la cámara. En su último proyecto "Behind the Mask", Johnson logró convencer a fotógrafos para que posaran en dos imágenes, una con su cámara, y otro sin ella. Veamos:

¿Cómo se vería un Fotógrafo detrás de su cámara?

¿Cómo se vería un Fotógrafo detrás de su cámara?

¿Cómo se vería un Fotógrafo detrás de su cámara?

¿Cómo se vería un Fotógrafo detrás de su cámara?

¿Cómo se vería un Fotógrafo detrás de su cámara?

¿Cómo se vería un Fotógrafo detrás de su cámara?

¿Cómo se vería un Fotógrafo detrás de su cámara?

¿Cómo se vería un Fotógrafo detrás de su cámara?

Ahora prueba como te ves detrás de tu cámara!!!
Gracias a PetaPixel

viernes, 20 de noviembre de 2015

#Fotografía: 'Donde los niños (de Siria) duermen'

8:06
#Fotografía: 'Donde los niños (de Siria) duermen'

El fotógrafo Magnus Wennman decidió viajar a cubrir las oleadas de migrantes sirios que se están llevando a cabo. La situación es crítica y Magnus, como fotoperiodista, quiso aportar con lo suyo: imágenes. Cada una de las siguientes fotografías lleva abajo una historia que debe ser conocida. Los protagonistas son niños pequeños y el título que lleva el libro recopilatorio es: “Donde los niños duermen”.  Es difícil ver estas imágenes sin que se nos parata el corazón:

La fotografía de la portada es de Walaa tiene 5 años y quiere volver a casa. Ella cuenta que tiene su cuarto propio en Aleppo. Ahí no acostumbraba a llorar a la hora de dormir. 

#Fotografía: 'Donde los niños (de Siria) duermen'

Ella es Maram tiene 8 años y acababa de salir de la escuela cuando un misil destruyó su casa. Una parte del tejado cayó sobre ella. Su madre la llevó a un hospital de campo, desde ahí fue llevada a la frontera con Jordania. El golpe le causó hemorragia cerebral. Los primeros 11 días Maram estuvo en coma. Ahora está consciente, pero tiene la mandíbula rota y no puede hablar.

#Fotografía: 'Donde los niños (de Siria) duermen'

El es Ahmed tiene seis años y lleva su propia bolsa durante los largos trayectos que su familia hace a pie. “Él es valiente y sólo llora a veces por las mañanas”, dice un tío que se hace cargo de él desde que su padre fue asesinado en Deir ez-Zor al norte de Siria. 

#Fotografía: 'Donde los niños (de Siria) duermen'

Ella es Fara tiene 2 años y ama el fútbol. Su padre trata de hacer pelotas para ella juntando todo lo que encuentra en el suelo, pero no duran demasiado. Cada noche, él se despide de Fara y de Tisam (9 años), la hermana menor de ésta.

#Fotografía: 'Donde los niños (de Siria) duermen'

Ralia, de 7, y Rahaf, de 13, viven en las calles de Beirut. Son de Damasco, donde una granado mató a su madre y hermano. Junto con su padre, han estado durmiendo así durante un año. Se acomodan para darse calor en los cartones.

#Fotografía: 'Donde los niños (de Siria) duermen'

Ella es Shehd amaba dibujar, pero últimamente sus dibujos contienen siempre lo mismo: armas. “Ella las ve todo el tiempo, están en todas partes”, explica su madre mientras la niña duerme en el suelo junto a la frontera de Hungría. Ahora ella no dibuja nada. La familia no ha podido traer papel ni lápices con ellos en el viaje. Shehd tampoco juega. El escape ha forzado a los niños a convertirse en adultos y se preocupan de lo que ocurre a cada hora y a cada minuto. 

#Fotografía: 'Donde los niños (de Siria) duermen'

El es Ahmad estaba en casa cuando una bomba estalló contra su casa en Idlib. Una metralla lo golpeó en la cabeza, pero logró sobrevivir. Su hermano menor no lo logró. Su familia ha vivido en guerra con el vecino cercano desde hace años, pero sin un hogar, no tienen opción. Se vieron obligados a huir. Ahora Ahmad yace entre otros cientos de refugiados en el asfalto de la autopista que lleva a la frontera de Hungría.

#Fotografía: 'Donde los niños (de Siria) duermen'

Hacen 34 grados. Las moscas vuelan sobre la cara de Juliana y ella mueve las piernas con dificultad en el sueño. La familia de Juliana ha estado caminando por Serbia durante dos días. Esta es la última fase de una huida que comenzó hace 3 meses. La madre de la niña pone un fino chal sobre ella. A unos metros de su lugar de descanso, miles de personas viajan en grupo. Es finales de agosto y Hungría está a punto de atrincherarse con alambre púas para frenar las olas de refugiados. Pero por unos días todavía es posible pasar por una frontera de la ciudad de Horgos. Tan pronto amanezca la familia de Juliana lo intentará.

#Fotografía: 'Donde los niños (de Siria) duermen'

El es Amir tiene 20 meses y nació refugiado. Su madre cree que él estuvo traumatizado desde el útero. “Amir nunca ha dicho ni siquiera una palabra”, dice Shahana, de 32. Amir no tiene juguetes dentro de la carpa plástica en la que ahora vive, pero juega con lo que sea que encuentra en el suelo. “Ríe mucho, a pesar de que no hable”, dice su madre.

Gracias a UPSOCL. Puedes ver más fotografías de este proyecto en el Instagram de Magnus Wennman 

viernes, 10 de abril de 2015

Adriano Alarcón nos muestra una manera divertida de adornar la barba con objetos e insectos

8:02

El fotógrafo de São Paulo Adriano Alarcón pasó cuatro meses en dejarse crecer la barba. 


Este año decidió afeitarse la mitad de la cara y hacer una sesión loca de fotos que llena el espacio con: Cucarachas, palomitas, carritos, rompecabezas y más. 











Para aquellos que quieran seguir el trabajo del fotógrafo, simplemente disfrutar de su página en  Tumblr.  Qué os pareció??

viernes, 17 de octubre de 2014

La magia de contar historias a través de la Fotografía Narrativa

6:55

La fotografía es una herramienta de expresión muy potente. Con una sola imagen se pueden contar historias verdaderamente complejas. ¿Cómo se consigue esto? Mediante la foto-narración o narrativa fotográfica. Esta técnica consiste en utilizar la fotografía única y exclusivamente como medio para contar una historia. En este artículo vamos a intentar desvelar los secretos de la narración fotográfica.

La Historia Hace a la Fotografía o es la Fotografía la que Fabrica la Historia?

Que en cada fotografía hay una historia explicada es algo innegable. ¿Pero qué es lo primero? ¿La fotografía crea la historia? o ¿es la historia la que se deja fotografiar? Me temo que no podremos nunca afirmar que una de las dos es la afirmación correcta ya que ambos casos se dan en fotografía:
  • La historia retratada: vemos algo que nos llama la atención y lo capturamos. Las especialidades que más juegan con esta visión fotográfica son la fotografía urbana, la de deportes o el fotoperiodismo, entre otras. En general, tiene más importancia la capacidad de transmitir aquello que se está viendo que los parámetros técnicos de la fotografía (aunque, evidentemente, éstos no se deben olvidar)
  • La historia (re)creada: consiste en recrear una historia real o inventada a través de un escenario y uno o varios sujetos.  Las disciplinas fotográficas que más se sirven de esta visión son la fotografía de moda, la fotografía macro, etc. Consiste en planear hasta el más mínimo detalle la fotografía resultante, vigilando que todos los detalles tengan algún significado y que, por lo tanto, no haya nada fortuito.
  • La Narrativa Fotográfica

    Como ya hemos visto, todas las fotografías cuentan una historia. A veces real, a veces inventada. A veces ficcionada, a veces, simplemente, captada. Algunas veces es muy evidente y otras, más sugerente . El caso es que una fotografía siempre tiene algo detrás. Cuando queremos potenciar esto y usar la fotografía únicamente como una herramienta para contar una historia, estaremos haciendo narrativa fotográfica.
    Una narrativa fotográfica (o una fotografía narrativa) puede estar relatada en una sola imagen o en una serie de ellas.

    Todo lo que Puedes Llegar a Hacer

    Como todo, con un poquito de creatividad, puede convertirse en algo impresionante. Aquí van unas pequeñas ideas de cosas que se pueden hacer para que una narrativa fotográfica tome más vida todavía y se convierta en algo grande:
    • Acompañar las fotografías con otros elementos. Puedes darle más dimensión a la imagen si acompañas las fotografías de algún texto que las ilustre. También puedes relacionarlas con canciones, vídeos… Si eres capaz de explicar la historia por más de un medio, el conjunto que realices tendrá mucha más fuerza.
    • Conviértelo en tu proyecto personal. Puedes intentar crear una verdadera novela fotográfica que te acompañe durante un tiempo en tu andadura fotográfica.
    • También puede ser un buen proyecto conjunto. Seguro que tienes un amigo al que le gusta escribir (o componer canciones, o grabar vídeos, o dibujar…). Puedes proponerle empezar una narrativa que esté a medio camino entre la fotografía y otra disciplina artística. Seguro que entre los dos podéis crear una historia más compleja y completa!
    No te encierres. Si realmente te apetece empezar a realizar una narrativa fotográfica, haz una lluvia de ideas, a ver qué se te ocurre. ¡Creatividad al poder!

    El Proceso a Seguir para Realizar una Buena Narrativa Fotográfica

    Como ya hemos comentado, una narrativa fotográfica puede consistir en una sola fotografía que exprese una historia. Sin embargo, la verdadera complicación surge cuando se quiere realizar una serie de fotografías con una historia que las una. ¿Por dónde empezar?
    Lo primero de todo es hacer una lista de todos los personajes y definirlos bien (¿es hombre, mujer, animal, …? ¿cómo es físicamente? ¿tiene alguna obsesión? ¿qué lo hace especial? etc). Profundiza bien en tus personajes, define bien sus problemas, sus sueños y su vida en general. Aunque toda esta información luego no llegue al espectador de tu narrativa, te ayudará mucho a elaborar toda la historia sin que ésta tenga incongruencias.
    Después debes crear la historia: escríbela en algún sitio. Para que tu narrativa fotográfica tenga un sentido completo y no haya incongruencias entre las distintas fotografías-capítulos es necesario tener presente lo que vas a explicar.
    El siguiente paso es empezar a planear las imágenes que formarán tu historia. ¿De cuántas imágenes estamos hablando? En realidad, de todas las que quieras. Puedes explicar una historia en un par de imágenes o hacer un serial con veinte fotos por temporada. En función de la complejidad de tu historia, te irá mejor un formato u otro. Sea como sea, para poder controlar bien hasta el más mínimo detalle, debes tener las imágenes en tu cabeza antes de tomarlas. También deberás empezar a pensar el escenario en el que tomarás tus fotos, el ángulo que usarás, el mejor objetivo…
    El timing es importante. O sea, debes organizar muy bien el calendario. ¿Cuándo tomarás las fotos? ¿En qué orden lo harás? ¿Qué luz te va mejor para cada escenario? Lo ideal sería que, antes de ir a tomar las fotos, visites tus escenarios para conocer la luz que hay en cada momento y, así, poder decidir cuando debes ir a tomar las imágenes. De esta manera, también, podrás controlar que todas las imágenes tengan la misma luz y, así, sean más una serie que un conjunto de fotos independientes.
    Busca bien a tus modelos. Los modelos serán la cara de tu proyecto, así que debes escogerlos bien. Puedes buscar en páginas dedicadas a eso (fotopuntofotoplatino o nosolotop, por ejemplo). Ahí podrás ver trabajos previos de los modelos que más te gusten y podrás elegir aquella persona que más te interese para tu proyecto.
    No dejes nada al azar. Cuando decidas empezar a hacer las fotografías, intenta no dejar ningún detalle a la suerte. Que todo esté bajo tu control para poder contar bien tu historia.

    ¿Qué es Más Importante? ¿El Qué o el Cómo?

    Llegados aquí, te plantearás esta pregunta. ¿En qué debes centrarte más? ¿En la realización de la fotografía? ¿O en contar la historia? La verdad es que debes prestar atención a ambas cosas. Tu misión final es explicar algo, así que no tendría sentido descuidar esta parte del trabajo. Pero a la vez, buscas hacer una fotografía, y una fotografía mal ejecutada no llamará tanto la atención como si eres cuidadoso con todos los detalles (de luz, de composición, de procesado…). En conclusión, deberás tener muy clara la historia pero, a la vez, deberás pensar muy bien cada una de las fotografías que formarán tu narrativa. Así, cada fotografía de la narrativa, aunque por ella misma no explique ninguna historia, será una buena imagen.

    Consejos

    Ahí van algunos consejos a tener en cuenta a la hora de empezar a realizar tu narrativa fotográfica:
    • Que las fotografías que hagas tengan algo en común más allá de la historia que explican. Puede ser la estética, los encuadres, los personajes, el procesado. Cualquier cosa sirve. El caso es que se vean como una serie y no como fotografías sueltas. Eso hará que tu narrativa tenga más consistencia.
    • Que no haya detalles gratuitos en las imágenes. Es decir, que todo tenga un sentido o un significado. Puedes servirte de los detalles para definir a los personajes de tu historia, para adelantar cosas que pasarán en un futuro, para relacionar acciones con alguna imagen del pasado…
    • Que haya cierto factor humano. Es cierto que puedes crear historias sin que en ellas aparezcan humanos, sólo con objetos o animales. El caso es que, a los humanos, nos gusta vernos en las fotos. Y, en general, un simple detalle humano (como puede ser una mano o una sombra) hace que una imagen nos llame mucho más la atención.
    • Que tengas en cuenta cuando debes publicar las fotografías. Puedes publicarlas todas seguidas o ir haciéndolo más lentamente, para crear expectación. En el caso de querer publicar “por fascículos”, tienes que tener en cuenta que las imágenes que publiques sean como capítulos de un libro, que se puedan entender por si solas pero dejen en el aire ciertos temas.
    • Que mires y analices MUCHAS fotografías planteándote la historia que puede haber detrás de ellas y qué puede haber querido transmitir el fotógrafo. Analiza hasta el más pequeño detalle. Pregúntate cosas del estilo de ¿Qué hará ESO AHÍ? porque muchas veces, se puede extraer información hasta de lo más pequeño!  - VÍA || dzoom

miércoles, 23 de julio de 2014

10 Claves de oro para elegir la imagen perfecta para tu web

8:55


Las imágenes son uno de los elementos de diseño más críticos que los diseñadores implementan en las webs. Incluso en un mundo de diseño web rendido al diseño minimalista y sencillo, las imágenes todavía juegan un papel muy importante a la hora de determinar el éxito o el fracaso de una página web. Para no irnos por las ramas: no te puedes permitir el lujo de equivocarte con las imágenes de tu web. Una estrategia de selección de la imagen perfecta puede ayudarte a marcar la diferencia con tu competencia.
 
Esta estrategia consiste en 10 reglas de oro que hay que seguir para elegir la imagen perfecta para tu web.
 
1. Imágenes que provocan emociones en el visitante
Las fotografías con un reclamo emotivo influyen en crear un sentimiento de marca en el visitante. Si los protagonistas de una imagen están tristes, hay muchas opciones de que el usuario se sienta triste. Por tanto, la pregunta que debemos hacernos es: ¿qué emoción queremos provocar? La respuesta a esta cuestión es muy importante y hay que tenerla clara antes de elegir las imágenes de una web.
 
Calcular las emociones que pueden influir en cómo tu público se siente sobre tu servicio, tu producto o tu marca es crucial. Lo que funciona es el contagio emocional, es decir, la tendencia a que dos personas converjan emocionalmente y lo que tenemos que hacer es facilitar esta convergencia eligiendo fotos que encarnen la emoción que queramos que el consumidor sienta sobre nuestro producto. Las imágenes desatan esta convergencia emocional que lleva a la conversión.
 
2. Conmoción y asombro
Las imágenes que conmocionan consiguen la atención del visitante. Las tácticas de conmoción y asombro funcionan si las imágenes son relevantes y responden al objetivo de la página web. Las fotografías irrelevantes no funcionan con los usuarios por mucho que capten su atención. El objetivo de la conmoción y el asombro es asegurar que el mensaje de la marca se transmite a través de la imagen.
 
3. Fascinación
Las imágenes que fascinan tienen una peculiar forma de permanecer en la memoria. Tiempo después de visitar una web, todavía recordamos sus imágenes. Hay algo en ese tipo de imágenes que nos llevan a reflexionar sobre lo que significan.
 
4. Imágenes para motivar
La fotografía elegida debe ser buena, pero también debe persuadir a la gente para que adopte alguna decisión en relación con nuestros productos o servicios. Tiene que tener una inherente habilidad para convertir al visitante en cliente. Esta debería ser su meta. El foco principal debe ser motivar a la gente para que tome una decisión informada, convirtiéndose la imagen en un parte esencial de la actividad de distribución de información de tu página web.
 
5. Intemporal
Las imágenes de tu página web necesitan resistir el paso del tiempo, porque es más que probable que no vayas a cambiarlas con frecuencia. De hecho, lo más habitual es que sólo las cambies cuando afrontes un rediseño de la web. Por este motivo, es importante que las imágenes den una imagen fresca siempre. Elige fotografías que creas que no parecerán anticuadas después de algún tiempo.
 
6. En sintonía con tu marca
Las mejores imágenes son aquellas que no dejan espacio a la imaginación y que están en perfecta sintonía con tu marca, sus productos o servicios, tus principios, valores y objetivos.
 
7. Las imágenes no deberían distraer
Hay ocasiones en las que aterrizas en una web y te quedas atrapado por sus imágenes, pero te preguntas de qué va todo eso que estás viendo. Básicamente esto significa que las imágenes te han distraído y han evitado que te centres en el mensaje que la web quiere lanzar.
 
8. Destaca a personas que representen a tu público
¿Para quién es la web? Estoy seguro de que conoces a tu público. Por tanto, ¿por qué no usar fotografías de personas que son parte de ese público? Tales imágenes hacen mella profundamente en los visitantes de tu web y también mejoran la confianza y credibilidad de la misma.
 
9. Coherencia
El diseño de una página web es una forma visual de contar una historia y las imágenes ayudan a contar una historia que enganche a los visitantes y lentamente les persuada de probar un particular servicio o producto. Por tanto, las imágenes son un elemento crucial de diseño que ayudan a que la historia avance. Por este motivo, es importante mantener una coherencia entre las imágenes elegidas para una web, de tal forma que todas juntas construyan una imagen de marca.
 
10. Calidad
Y, por último: todo se reduce a la calidad de las imágenes. Deben tener la resolución perfecta, ser de gran tamaño y cumplir los más altos referentes de nitidez. Podrías pensar que esto es más que evidente, pero aún así la naturaleza fundamental de esta regla nos dice que nunca se recuerda demasiado a menudo.
 
Conclusión
Seguir estas reglas no sólo te ayudará a diseñar tu página web con un gran atractivo visual, sino que también aumentará su valor funcional. Ambos elementos son importantes si quieres que tu web se propague entre tu público objetivo.
 
Puedes leer el artículo original aquí - Vía | pasquino
La foto es de Geralt.

Quizá te interese:

viernes, 3 de enero de 2014

15 fotografías capturadas en el momento preciso

5:31
 15 Perfectly timed Photos

Algunas fotografías son divertidas, otras espectacularmente capturadas en el momento preciso... no deja ver otra cosa que la creatividad a la hora de capturar una imagen.

feature

 15 Perfectly timed Photos 15 Perfectly timed Photos 15 Perfectly timed Photos 15 Perfectly timed Photos 15 Perfectly timed Photos 15 Perfectly timed Photos 15 Perfectly timed Photos 15 Perfectly timed Photos 15 Perfectly timed Photos 15 Perfectly timed Photos 15 Perfectly timed Photos 15 Perfectly timed Photos 15 Perfectly timed Photos
Vía  ||  wherecoolthingshappen