Mostrando entradas con la etiqueta organización. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta organización. Mostrar todas las entradas

viernes, 21 de marzo de 2014

Celebrar los fracasos es estar más cerca del éxito

10:00
En una columna reciente del New York Times “Las startups de Amércia: Nuestra mayor esperanza” Thomas Friedman compara el malestar en Washington DC con la cultura de "poder hacerlo" de Silicon Valley. Se acerca demasiado al secreto del éxito económico de una startup cuando escribe:
Silicon Valley: donde no hay límites en tu imaginación y el fracaso en el servicio de la experimentación es una virtud. Washington: donde la “imaginación” para intentar algo nuevo es ahora una enfermedad mental tratable cubierto por el cuidado de Obama y el fracaso en el servicio de la experimentación es un crimen. Silicon Valley: inteligentes como somos. Washington: tontos como queremos ser”.
No es ningún secreto que el fracaso es nuestro mejor maestro. El miedo a la ruina es sorpresivamente penetrante en ejecutivos y las organizaciones que manejan. Mientras que las compañías triunfan y crecen, el espíritu de que no tenemos nada que perder, que iluminó al negocio en el primer lugar, comienza a tener baches. Lo “grandioso” le da lugar a lo “suficientemente bueno”
Una de las grandes lecciones de Silicon Valley para el resto de la América corporativa es la manera en que las startups se inoculan a ellas mismas de la aversión al riesgo. En NerdWallet, tratamos de construir una compañía de los triunfos de los campeones que frecuentemente están construidos primero en el fracaso.
Esto es lo que hemos aprendido con este enfoque:
Celebra el fracaso de manera pública. Dentro de la oficina de NerdWallet está la “pared del fracaso” la cual está adornada con post-its de lecciones aprendidas como la de nuestro CEO Tim Chen: “Traté de externalizar las relaciones públicas a una agencia, con la generación de ideas y todo. Tuvimos cinco hits de prensa en seis meses”.
Admitir honestamente las fallas de nuestro CEO, los gerentes y otros empleados y exponerlas para que todo mundo las vea, marcó la pauta para la empresa. De todas maneras el sentimiento expresado no puede ser solamente una placa en la pared.
Cultiva una cultura de experimentación. Los empleados deben pensar de cada acción como un experimento en lugar de algo en lo que van a ser evaluados con “aprobado” o “reprobado”. El método científico nunca ve un experimento como un fracaso, el esfuerzo nos da información, eso lleva a un conocimiento mayor sin importar el resultado. Aunque la acción le costará dinero a la compañía, al justificar el riesgo y el potencial de mejorar, vale la pena la inversión.
Por otra parte, es importante el hecho de que a los empleados se les permita – de hecho se espera de ellos—que lleguen a ser motivadores poderosos. Sin eso, el peligro de caer en un mal hábito de sólo hacer las cosas que saben que funcionarán, será la fórmula para un trabajo sin inspiración. Puedes acumular pequeñas victorias, pero nunca verás una mejora exponencial.
Sé honesto contigo mismo y con los otros. Ha habido una serie de culpas de los líderes de startups fallidas. En enero, los fundadores de Drawquest, Outbox y Prim discutieron con extraordinario candor porqué sus bebés fracasaron. En lo que debió haber sido una verdadera pérdida personal, se les habría perdonado si hubieran escogido esconderlo en el cuarto de atrás. En lugar de eso le dieron autopsias a sus fracasos de la manera más pública, ¿por qué?
En Silicon Valley (y otros ecosistemas de startup) no es necesariamente mal visto crear empresas y luego enterrarlas. De hecho, muchos fundadores de compañías fallidas encuentran más fácil recaudar dinero para su segunda empresa. Los inversionistas saben que están comprando experiencia y las lecciones aprendidas y de los esfuerzos frustrados.
En NerdWallet, empezamos juntas de negocios cada semana para discutir  los triunfos y fracasos. Hacer esto requiere honestidad entre unos y otros y con ellos mismos.
Descubre los pasos siguientes. El impulso en la mayoría de la América corporativa es minimizar los errores y barrerlos con una escoba debajo del tapete. Pero no puedes aprender lecciones a menos que examines qué fue lo que salió mal, necesitas sentarte con el fracaso y entender cuáles son los siguientes pasos. El aprendizaje debe ser procesable: debe cambiar tu comportamiento o tu estrategia.
Las lecciones aprendidas de esta manera en NerdWallet son ley. Cuando los precios del gas estaban muy altos en el 2011, gastamos una gran cantidad de dinero y tiempo al inventar una aplicación de comparación de precios que pensamos sería un éxito. Resultó que a nadie le importó. Lección aprendida: debemos hablar con los usuarios antes de escribir alguna línea de códigos. Eso ha sido invaluable en el éxito de las aplicaciones subsecuentes. 

A nadie la gusta fallar. Nos lastima nuestro orgullo y nuestra línea de resultados, pero sólo a corto plazo. Una de las citas de nuestra “pared de fracasos” es la de Winston Churchill: “El éxito es tambalearse de fracaso en fracaso sin perder el entusiasmo”. El éxito de la economía de starups de América fue construida al tejer esta idea en la tela de cómo hacer negocios cada día.

sábado, 30 de noviembre de 2013

Planear No lo es Todo... es necesario hacer Seguimiento

5:30

Para alcanzar cualquier objetivo que nos tracemos en la vida, es necesario un plan, pero se requiere la disciplina suficiente para cumplirlo.

"Un plan no es nada, pero la planificación lo es todo", dijo Dwight D. Eisenhower (ex presidente de Estados Unidos). Si masticamos esta expresión saboreamos que la clave para lograr nuestros objetivos es el esfuerzo y el seguimiento de nuestras tareas hasta conseguirlos.

Se puede soñar, planear, pero si no se actúa no se llega a ninguna parte. Es como el que quiere un auto y planea comprarlo; pero no trabaja, ni se esfuerza por conseguir el dinero, y mucho menos sabe cuánto capital tiene y cuánto le falta. Al vencerse el plazo sencillamente el proyecto fracasó, y el sueño se esfumó.

Pongamos los pies sobre la tierra

El fin de toda planificación es el lograr los objetivos que se trazaron con anterioridad (sean individuales o corporativos), desarrollando las estrategias y gestionando los recursos para llevarlas a cabo, expone el profesor del Instituto de Empresa (IE) y director de Marketing de la Universidad SEK, Miguel Costa. En su opinión, “está claro que un buen plan o una buena idea empresarial es un buen punto de partida, pero puede ser un fracaso si no tiene detrás un proceso reflexivo, ordenado y estructurado que posibilite su consecución”. Dicho fracaso es al que llamamos ‘Ausencia de Seguimiento’. Creer que los objetivos se cumplirán por arte de magia o por un golpe de suerte.

¿Por qué es necesario contar con herramientas de monitoreo y valoración? Porque es la manera efectiva en que se puede evaluar la calidad e impacto del trabajo en relación con el plan de acción establecido. El seguimiento y control a muchas personas no les agrada, pero es el ‘As bajo la manga’ en todo proyecto. Corre la cortina y revela cualquier dificultad que pueda presentarse para anticiparnos a la solución. Es una herramienta interna de mucho valor y no hay que pasarla por alto.

‘Más sabe el diablo por viejo que por diablo’

Hay que ser desconfiados, hay que vigilar lo que se ha hecho, sea bueno o malo. El seguimiento es una oportunidad para fortalecer nuestras competencias y establecer rutas de trabajo que nos permiten ser mejores cada día. ‘No hay que dormirse en los laureles’. Siempre es un buen momento para hacer seguimiento. 


No se puede asumir que una tarea se hizo, se debe verificar. Hay que ser atalayas individuales y corporativos. El seguimiento constante nos permite generar un verdadero desarrollo integral (aprendizaje y crecimiento) y así lograr el cumplimiento de los objetivos corporativos. No hay que perder el tiempo… Llegó el momento de revisar el avance de los objetivos, dar retroalimentación y generar planes de acción.

By: Jorge Hernán Gutiérrez. Comunicador Social y Periodista, Director de Marketing. 

sábado, 12 de octubre de 2013

Cinco consejos de organización para Google Drive

16:51
Google-Drive
Hoy en día, son muchos los usuarios de servicios de almacenamiento en la nube que usan estas carpetas alojadas en servidores externos para guardar archivos. Sin embargo, en algunos casos esto puede transformarse en un caos de organización. Esto puede ser particularmente cierto en un servicio como Google Drive, donde no solamente tenemos la opción de cargar archivos sino también de crearlos y editarlos de forma colaborativa en la nube. Por cada archivo que creamos, que recibimos compartido de otro usuario, y que cargamos desde nuestro ordenador, corremos el riesgo de desorganizar nuestro disco en la nube. Por eso, hoy hablaremos sobre algunos consejos de organización para Google Drive que pueden venir a mano para ser más productivos y eficientes a la hora de interactuar con la plataforma.
Para aquellos que todavía no hayan interactuado lo suficiente con Google Drive, haremos un breve repaso. Se trata de un servicio de almacenamiento en la nube con una suite de aplicaciones cloud, lanzado en abril del año pasado, que llegó para complementar a Google Docs (que desde entonces, forma parte de la suite de Drive) y que fundado de cara a la competencia de otros grandes del almacenamiento como Dropbox, Box, y Skydrive de Microsoft. Originalmente nos ofrecían 5GB de almacenamiento, pero este límite se ha ampliado para incorporarun total de 15GB de espacio en el disco virtual, que se dividen no solamente con Drive sino también con Picasa y Gmail. Podemos subir archivos de hasta 10GB de peso. Hecha esta introducción, comencemos con nuestros consejos de organización para Google Drive.

Crear carpetas

Uno de los consejos de organización para Google Drive más fundamentales es organizarnos con carpetas. Solamente porque está en la nube no significa que tenemos que tratar a este disco como algo diferente a lo que podemos encontrar en la computadora. Tanto si usamos la versión web como si usamos la versión de escritorio, podemos organizar nuestros documentos en diferentes carpetas que tendremos que tener organizadas para poder mantener un control más estricto y no dejar que el Drive se convierta en un caos.
Desde la versión web, encontraremos que cuando hacemos clic en el botón de “Crear” o “Create”, la primera opción será la de crear una carpeta. Desde la versión de escritorio, que se puede descargar desde la página central de Drive, el procedimiento es igual de sencillo, y podemos crear una carpeta normalmente, como podemos hacerlo en Dropbox o en otro proveedor de este tipo de servicios. Desde el escritorio es probablemente más sencillo administrar nuestras carpetas dado que podemos arrastrar los documentos hasta la carpeta deseada.
google drive 1
Desde Google Drive, no es mucho más complicado. Haciendo clic en My Drive, ubicado en la sección izquierda de la interfaz, veremos todas las carpetas que tengamos creadas. En ese caso, solamente tenemos que arrastrar los documentos. Por otro lado, si seleccionamos uno de los documentos, y luego hacemos clic en el ícono de la carpeta que aparecerá en la parte superior de la pantalla, podemos seleccionar dónde queremos moverlo. Es bastante simple, y si sumamos otras cuestiones estéticas (que veremos dentro de algunas líneas) trabajar con carpetas en Google Drive es mucho más fácil que tener todos los archivos sueltos en el panel de Actividad, que es lo primero que vemos cuando abrimos Drive.

Remover archivos duplicados

Este consejo es particularmente ideal para aquellos que tienen muchos archivos guardados en Google Drive. Por ejemplo, tener que buscar archivos duplicados en un disco que solamente tiene 200 no debería ser demasiado complicado. Sin embargo, cuando usamos Drive con motivos empresariales y tenemos una cuenta donde tenemos hasta 1TB de almacenamiento, es completamente diferente. Por eso, ninguna funcionalidad de Drive nos permite deshacernos de los archivos duplicados de forma simple.
Sin embargo, cuando tenemos Drive instalado en nuestra computadora, la historia es diferente. Podemos usar una de las varias herramientas que existen para eliminar archivos duplicados, y luego seleccionar la carpeta local de Drive para realizar dicha búsqueda. Si tenemos dos archivos iguales dentro de la misma carpeta, tendremos la opción de eliminar el que no corresponde. Esto es ideal no solamente para tener un disco más organizado, sino que además nos ayudará a ahorrar espacio en Drive.
Y ya que estamos hablando de este tema, lo que podemos hacer para guardar más espacio en Drive esremover las versiones de un documento que se guardan automáticamente. Lo que hace la herramienta es guardar versiones anteriores, y nosotros podemos ahorrarnos este espacio. Seleccionamos un archivo, y hacemos clic en el botón de “More”, y luego seleccionar “Manage Revisions” para eliminar las versiones que ya no estamos usando.

Configura colores de carpetas

Una vez que tenemos todas nuestras carpetas armadas, lo que podemos hacer es asignarle colores. En este caso, solamente van a poder estar visibles desde la versión web, pero puede ser muy práctico para identificar rápidamente un contenido en particular. Para poder asignarle un color a una carpeta, posicionamos el mouse sobre el nombre de una carpeta hasta que aparece la flecha de drop down.
google drive 2
Una de las opciones que vamos a encontrar cuando hacemos clic en esto es “Change Color”. Cuando seleccionamos un color, será seleccionado y el ícono de la carpeta cambiará de color en la barra lateral. En el panel de Actividad, por otro lado, veremos el nombre de la carpeta al lado del nombre del archivo, con su respectivo color. Es importante no volvernos locos con la asignación de colores, y tampoco ser demasiado escuetos como para no poder identificar nada.

Elimina la suscripción de archivos que no usas

Existe la posibilidad de tener muchos archivos que nosotros no hemos creado personalmente, pero que tenemos en nuestro Drive porque otra persona lo ha compartido con nosotros. En este caso, tenemos la opción de deshacernos de estos archivos de forma sencilla. No podemos eliminarlos, porque no fuimos nosotros los que los creamos. Pero sí podemos eliminar nuestra suscripción.
Primero tenemos que filtrar los archivos que han sido compartidos con nosotros. Debajo de “My Drive”, encontraremos otra selección que se llama “Shared With Me”. Cuando hacemos clic aquí encontraremos todos los archivos que fueron compartidos con nosotros. Ahora, sacar el archivo de nuestra lista es muy simple: seleccionamos el file, y hacemos clic en el tacho de basura. Como no podemos borrarlo, se nos indicará la opción de desuscribirnos.

Limpia tu lista de actividades

La lista de actividades es lo primero que vemos cuando ingresamos en nuestro Google Drive. Tenemos diferentes opciones para ordenarla, pero es posible que tengamos aquí archivos que no queremos ver, porque no los usamos tan seguido, y que tampoco queremos ver en nuestra lista de actividades, porque es innecesario. En este caso, podemos eliminar el archivo de la lista fácilmente.
google drive 3
Cuando seleccionamos uno de los archivos, tenemos que hacer clic derecho sobre él (o también seleccionar el botón de “More”) y luego hacer clic sobre “Don’t Show in Activity List”.
Vía  |  Bitelia