Mostrando entradas con la etiqueta storytelling. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta storytelling. Mostrar todas las entradas

viernes, 11 de septiembre de 2015

El Boom del Storymaking: Cuando el protagonista es el cliente y no la Marca

9:21
El Boom del Storymaking: Cuando el protagonista es el cliente y no la Marca

Todos estábamos contentos con el storytelling. Nos gustaba eso de convertirnos en personajes y a nuestras marcas en héroes (e incluso a la competencia en terribles villanos). Nos invitaba a la creatividad y a la humanización de las compañías. Sin embargo, seguíamos dejando al margen al ingrediente principal de cualquier negocio: los clientes. Queríamos que supieran nuestra historia y se emocionaran, pero pocas veces pensábamos en lo que nuestro producto o servicio realmente significaba para ellos. ¿Para qué lo usan? ¿Qué lugar tiene en su día a día? ¿Cómo y en qué momento interactúan con él? ¿Qué los hace sentir? Estas preguntas nos importaban poco, siempre y cuando estuvieran dispuestos a escuchar lo que decíamos.
En un interesante artículo, el sitio de negocios Inc.com lo dice con claridad: "adiós al storytelling, bienvenido el storymaking". Y, desde hace un tiempo, los marketeros más exitosos lo han entendido. Y es que a diferencia del storytelling -que se centra en hablar de narrativa y de marcas-, el storymaking habla de las personas. Marcas como Coca-Cola (que, por décadas, ha destacado por su ingenio publicitario) lo usan desde hace tiempo. Sus anuncios están basados en la gente, seres humanos cualquiera, que disfrutan y comparten un refresco. Ellos son los protagonistas y la forma en que consumen el producto es la historia. Es simple y efectivo.
En el storymaking tus clientes no sólo son los protagonistas, sino quienes construyen la historia. Sus comentarios, testimonios, imágenes e ideas son los capítulos. De esta manera, tu objetivo como emprendedor o mercadólogo es unir de la mejor manera estos fragmentos que, con un guión y objetivos claros, se transforman en un relato. La memoria de los consumidores es la clave: ¿qué recuerdan sobre tu marca? ¿Con qué momento feliz relacionan tu producto o servicio?
Una de las grandes ventajas de este acercamiento es que funciona para grandes empresas, pero también para las más pequeñas, incluso para las startups. Inc.com destaca que ésta será la estrategia que, por ejemplo, deberá seguir Adidas para recuperar su factor “cool”. El portal sostiene que esta marca deportiva ha dejado de ser sinónimo de algo que todos desean.
¿Entonces a qué debería apelar su nueva mercadotecnia? Probablemente a los nostálgicos fans de la marca y de la cultura popular, como la película de Wes Anderson “Los Excéntricos Tenenbaums”, donde uno de sus personajes (interpretado por Ben Stiller) y sus hijos gemelos usan el conjunto clásico Adidas. La misión sería obtener de sus consumidores historias de un pasado entrañable.
Así que aunque tu negocio no sea un imperio de bebidas o un gigante de ropa deportiva, hay mucho del storymaking que puedes adaptar para tu comunicación y publicidad. Acércate a tu comprador (que seguramente conoces mejor que Coca-Cola y Adidas al suyo) y pregúntale sobre su historia con tu marca. Hurga en su memoria y abstrae sus recuerdos más atractivos.
Después, pídele que sea parte de tus anuncios y comunicación. La clave es encontrar historias que tengan un trasfondo emocional. Si descubres la forma correcta de compartirlas (ya sea con divertidos videos o imágenes singulares), lograrás lo más anhelado por un marketer y un empresario: una verdadera conexión con el cliente.
Gracias a SoyEntreperneur
Veamos estos ejemplos de diferentes marcas que rescatan el protagonismo del cliente: 




Esta publicidad de Coca-Cola es maravillosa...



lunes, 14 de octubre de 2013

6 principios que deben ser el corazón de tu estrategia de marketing de contenidos

10:49

Sé honesto contigo mismo: ¿Por qué a los clientes y prospectos debería importarles lo que tienes que decir? A todos lados donde tus consumidores volteen, están bombardeados por mensajes publicitarios. En lugar de contribuir al ruido, ofrece algo útil. Sé su fuente de información. Este tipo de storytelling de calidad puede funcionar como una especie de esteroides para tu posicionamiento web y en redes sociales

Habiendo dicho eso, muy pocos negocios tienen las habilidades y la capacitación para crear un programa de marketing de contenidos y cumplir constantemente esa promesa. ¿Y entonces cómo creas contenido que mueva a tus clientes y prospectos a la acción, aun siendo una pequeña empresa?

Te compartimos seis principios que deben ser el corazón de tu estrategia de marketing de contenidos: 

1. Satisface una necesidad. Tu contenido debe responder una pregunta o una necesidad insatisfecha de tu cliente. Necesita ser útil de alguna manera para los consumidores, mucho más allá de lo que puede ofrecer tu producto o servicio. En algunos casos podría rellenar una necesidad emocional (tomemos las campañas de Coca-Cola y de Red Bull como ejemplos). 

2. Mantente consistente. La gran marca de un gran editor es la consistencia. Ya sea que te suscribas a una revista mensual o a un newsletter diario, el contenido siempre se entrega a tiempo y como es esperado. Aquí es donde muchas empresas fracasan. Cualquiera que sea tu compromiso en tu marketing de contenidos, recuerda que ser consistente es básico. 

3. Sé humano. Encuentra tu voz. El beneficio de no ser una entidad periodística es que no tienes a nadie que te detenga de ser tú. Encuentra tu voz y compártela. Si la historia de tu empresa es humorística, cuéntala así. Si es un tanto sarcástica, también está bien. La idea es que seas auténtico. 

4. Ten un punto de vista. No es contenido de enciclopedia ni estás entregando una tarea de historia. Así que no tengas miedo de tomar una postura en temas que puedan posicionarte a ti y a tu empresa como expertos de la industria. 

5. Aléjate de la jerga de ventas. En mi empresa, cuando creamos contenido sobre nuestros propios productos o servicios, sólo conseguimos el 25 por ciento de las páginas vistas y de compartidos que recibimos a comparación de un post educacional. Conforme más hablas de tu marca, menos personas compartirán tu historia. Así de simple. 

6. Sé el mejor. Aunque no puedas llegar inmediatamente a ello, tu meta debe ser que tu contenido sea el mejor. Esto significa que lo que distribuyes es lo mejor que está disponible en tu nicho de contenido particular. Sé que puede sonar demasiado simplificado, pero si esperas que tus clientes usen su tiempo en tu contenido, debes entregarles gran valor. 

Vía  ||  soyentrepreneur


jueves, 19 de septiembre de 2013